Seguidores

Traductor

31 may. 2010

Poesía: Veinte


© Rodrigo Nieto García


Me acerco,
me alejo.                                                                             
Me alejo tan cerca
que casi me detengo.


Me alegro,
pienso.
Se escapa!
pero qué se escapa?

Los pensamientos.
Me rindo,
no lo veo.


Está tan cerca!,
lo siento.
Y qué siento?
Mentamiento,
del que se alegra que me detenga.

Y qué tengo?
La paz.
Qué paz?
La paz de los veinte versos.

28 may. 2010

Galgos








© Rodrigo Nieto García

Caminar

" Cuando salgas a caminar, hazlo despacio,
descubrirás tantas cosas hermosas ".




©Rodrigo Nieto García

" Ningún hombre conoce lo malo que es hasta
que no ha tratado de esforzarse por ser bueno.
Sólo podrás conocer la fuerza de un viento tratando
de caminar contra él, no dejándote llevar ".

Clive Staples Lewis

Las manos hacedoras

" Todos los artistas tienen en común la experiencia de la distancia insondable que existe entre la obra de sus manos, por lograda que sea, y la perfección fulgurante de la belleza percibida en el fervor del momento creativo: lo que logran expresar en lo que pintan, esculpen o crean es sólo un tenue reflejo del esplendor que durante unos instantes ha brillado ante los ojos de su espíritu ".


Juan Pablo II



© Rodrigo Nieto García

Poema: Conversaciones con Dios

Me riño
me enfado,
me ofusco
y no me hablo.


Me bloqueo
y entonces ….

me llamo: Eh!....

que no es para tanto.

Estoy aquí en lo bueno
y para lo malo.


Me alegro.

Sonrío
y me paro.

Entonces, en ese momento,
me pienso:


Silencio!. Escucha.....

Te Amo.

Poema: A mi madre

                                                                 © Rodrigo Nieto García

En un tiempo no muy lejano
hace algunos años que nacía,
el que hoy lápiz en mano
escribe mi poesía.

A mi madre va todo esto
que es la fuente de toda vida,
como un ángel caído del cielo
mi alma, mi amor y mi alegría.

Todo me lo has dado a mí
¡ no importándote ni tu vida !,
que sería de mí sin tí
mamá , mi mamá; ¡ Madre mía !

Cuantas lágrimas has derramado
cuantas noches no dormirías,
lo siento mamá si te hiero
no llores mamá; ¡ Madre mía !.

Gracias mamá por darme la vida
te extraño, te anhelo, te echo de menos
¡no faltes nunca!, me moriría
mamá, mi mamá; ¡ Madre mía !

Que llevo tu sangre, la del poema
mamá, mi mamá, ¡ mi mayor deseo !,
mi vida y tu vida, mi señor la tenga
de tu hijo Rodrigo, mamá; ¡ Te quiero !