Seguidores

Traductor

6 jun. 2011

Rostros, espejos del alma

Afganistán. Base Aérea de Herat. Año 2009.

Miradas duras, tristes, llorosas, amargas buscando esperanza.

No sé lo que piensa el ser humano en que consiste la vida.
No sé como se juega a esto de sobrevivir,
ni que cartas hay que tener para entrar en el juego.

Me basta con mirar a los ojos de una persona para encontrar
 la razón del porqué quieren seguir viviendo.... sin jugar a nada.














© Rodrigo Nieto García

Afganistán. Año 2013. Todo sigue igual o peor.

Llovit

Llovit es un niño de Herat que sólo quiere vivir.
En estas fotos cuenta con 3 años y posee una grave
enfermedad llamada Talasemia mayor.

Sus glóbulos rojos se destruyen muy rápidamente y
necesita un transplante de médula ósea o morirá.

Vive en Afganistán, un país sumergido en la
guerra con una población sin recursos sanitarios,
educativos y sociales.

Llovit es adoptado. Su mamá no puede tener hijos
 y un hermano del padre se lo cedió en adopción.
Sus nuevos padres de 29 y 28 años no trabajan
desde que Llovit enfermó. Se dedican a cuidarle y a llevarle
 a hospitales en Herat, Kabul y Pakistán desde que
empezó con las transfusiones con 6 meses de vida.

El padre biológico de Llovit les ayuda con dinero para comer
y la casa no les cuesta nada porque es de la familia.

Tuve la gran fortuna de conocerle y conocer a su familia
en la misión.

Se que gracias a mis compañeros logró venir a España y se
le operó en el hospital Gomez Ulla de Madrid.

No volví a saber más de él, sólo sé que su sonrisa tenía
encandilado a todo el hospital.





©Rodrigo Nieto García



"El sol no se ha puesto aún por última vez"
Tito Livio